¿Por qué nos atrae tanto el mundo de la mafia?

Con la mafia siempre ha sucedido algo extraño.

Por un lado ha estado envuelta en un silencio aterrador que procedía al sonido después de pronunciar su nombre. Ese silencio que ocurre en las películas cuando se ha nombrado al innombrable y se tiene miedo, o se está bien pagado, o se tiene miedo y se está “bien pagado”. O ese sotto voce entre dientes, en las esquinas de las ciudades y de los pueblos, para referirse a ella; con cuidado de que no te vean hablando, que no te escuchen, que las paredes tienen ojos y hablan.

Ese silencio que otorga y esconde a la vez.

Por ejemplo en determinados puntos de Italia, como en Roma, si preguntas, todo el mundo negará, y te dirá que ahí no hay mafia. Pero es evidente que la mafia, como una bacteria parasitaria ha infectado todos los órganos del sistema en el que vive y sobre todo: Roma. En la capital italiana, donde está el poder, donde evidentemente no quieren lio…siempre se ha reaccionado del mismo modo…mirando hacia otro lado y poniendo la mano.

A pesar de que muchos ex miembros de la Mafia italiana, renegados de la Ndrangheta, por ejemplo, hayan afirmado que para ellos Roma era como un puerto franco, una ciudad abierta, donde todo el mundo podía ir a hacer negocios. Donde no había, ni hay, una división territorial o grupos estables de mafia, como en Milán, Toronto, Melbourne o Nueva York; algunos de los principales políticos del país como el delegado del gobierno,Giuseppe Pecoraro, siguen afirmando que “en Roma no hay mafia”.

Ese silencio.

Cuando hablamos de Mafia nos referimos al término utilizado a nivel mundial que se refiere a una clase especial de crimen organizado, que se extendió en su origen desde Italia meridional a cualquier grupo del crimen organizado con similares características independientemente de su origen o lugar de acción.

La Mafia nació en la región de Sicilia, Italia, en donde se autodenominó Cosa Nostra. En su origen era una confederación dedicada a la protección y al ejercicio autónomo de la ley (justicia vigilante). Surgió como una agrupación para sobrevivir y luego se transformó en un instrumento de poder.

Sus miembros se denominaban a sí mismos «mafiosos», es decir, ‘hombres de honor’Los miembros de los distintos clanes mafiosos emplean una serie de «códigos de honor», inviolables, de los cuales el más conocido es la omertá o ley del silencio.

La mafia despierta miedo y admiración a partes iguales.

Miedo, rechazo y admiración.

matanza

Es curioso, porque cuando lees sobre la mafia, cuando ves las películas o series que nos relatan sus vidas, sus métodos, la forma que tienen de ganarse la vida. Cuando conoces su código de honor, y ves la sangre fría con la que ejecutan al padre, al hermano o mejor amigo por haber violado una ley, o simplemente por tener la sospecha… sorprende que podamos empatizar con estos tipos. Estos tipos que tienen a la gente atemorizada, a los políticos y a la policía comprada, que roban del erario público y hacen y deshacen según les place.

Pues sí, empatizamos, y nos enganchamos a “Los soprano”, a “The Wire”, nos hemos visto millones de veces la saga completa de “El Padrino”, “Uno de los nuestros”, “ Scarface” ( la antigua y la de Brian de Palma), vemos una vez al año, mínimo, “Uno de los nuestros”, “Erase una vez en América”, “La matanza en el día de St. Valentín” y muchas otras más… y nos encanta…y queremos que ganen los malos, que pierda la policía y que se hunda en la miseria el poli ese del FBI que les tiene los teléfonos pinchados…

Películas y series que humanizan a estos hombres de honor, que los envuelven de un halo de misterio y glamour.

fumando con clase

(clica)

 

¿Y por qué?

Aquí abrimos esta reflexión, que esperamos ir resolviendo poco a poco a medida que nos adentremos en el fascinante, oscuro y misterioso mundo de la mafia.

¿Qué nos atrae del mundo de la mafia?

¿La ambición, el dinero, la lealtad, la traición, el sentimiento de pertenencia a un clan…?

¿Su código ético, perverso, pero en el que siempre sabes a que atenerte y donde la palabra es ley?.

¿El dinero, el poder, la ropa, las mujeres, los coches, la droga, el estatus, el respeto, las piscinas ….?

 

Sea lo que sea, lo que nos atrae, lo que está claro es que la vida de un mafioso es fascinante, siempre, desde la seguridad del sofá, la televisión o las líneas de este post….

 

cuenta la historia

Nos gustaría oír tu opinión, que nos contaras que es lo que te fascina, a tí, de esta vida y porqué, o juega directamente.

¿Por qué te gustaría ser un capo de la Mafia?

Disponible-en-el-app-store-600x207 descarga-play-store

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *